DE ALDEAS GALAS Y SANIDAD PÚBLICA

Por Vocesenlucha

“Compartimos fotos enviadas por las propias fuerzas de la resistencia: Córdoba, Pontevedra, Ponferrada, Iruña, Villarrobledo, Talavera de la Reina, Miranda del Ebro, Aranjuez, Basauri, Alcázar de San Juan, Sanlúcar de Barrameda, Fuerteventura, Barcelona, Madrid… Así hasta 40 territorios fueron testigos de la valentía organizada de esos aldeanos”

En un pequeño rincón del Sur de Europa, había una vez un Reino donde reinaba el desgobierno. La privatización de las únicas trincheras ganadas a fuerza de sangre y lucha, iniciada por un partido que decía llamarse socialista, y continuada por la derecha heredera del santo franquismo, arrasaba con sus hordas de infamia neoliberal.

Allí, entre tremendos avatares, en medio de una peste que asolaba el planeta, intrépidas aldeas “galas” desparramaban su resistencia por los pueblos de España.

El día de ayer, diferentes territorios cambiaron escudos y lanzas por pancartas y gritos al grito de SANIDAD PÚBLICA. Por la derogación de la Ley 15/97 y el artículo 90 de la Ley General de Sanidad, que aprobadas por los escuderos legales del imperio abren la puerta a los buitres amantes del dólar y el despojo.

Compartimos fotos enviadas por las propias fuerzas de la resistencia: Córdoba, Pontevedra, Ponferrada, Iruña, Villarrobledo, Talavera de la Reina, Miranda del Ebro, Aranjuez, Basauri, Sanlúcar de Barrameda, Alcázar de San Juan, Fuerteventura, Barcelona, Madrid… Así hasta 40 territorios fueron testigos de la valentía organizada de esos aldeanos que una de dos: o se convierten en multitud forjadora o estos pueblos colonizados por reyes y reinados de diversa ralea estamos literalmente acabados.

Por el bien de todas y todos, de esta larga lucha solo pueden salir victoriosas las fuerzas creadoras de dignidad y justicia. Para eso queda por delante tremendo trabajo. Ayer, el ejemplo de los aldeanos de la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad, CAS Estatal, mostró cómo granito a granito los pueblos pueden salir de sus trincheras para hacer de la solidaridad de clase norma, de la dignidad costumbre.

18 de octubre 2020