El 25 de noviembre de 2016 estábamos en el barrio popular de Marianao, en La Habana, en la etapa final de un recorrido al calor de la dignidad latinoamericana que comenzó dos años atrás en Chile.

Tras un día intenso de entrevistas y grabaciones, nos fuimos temprano a descansar. Por eso, hasta la mañana siguiente, no nos enteraríamos de la noticia que en esos días conmocionó a Cuba y al mundo. El día 26, La Habana amaneció muda. Los buses, las calles, los rostros… silencio, tristeza, respeto.

En los siguientes días seguimos la caravana de la libertad con los restos del comandante hasta Santiago de Cuba pasando por Santa Clara, acompañando el dolor junto al pueblo cubano. Este es un pequeño testimonio gráfico de esas jornadas de duelo popular.

Fidel cambió de paisaje un 25 de noviembre, día internacional contra la violencia hacia las mujeres. En ese sentido, rescatamos algunas frases del comandante referidas a la mujer y su lucha por la emancipación:

“(…) la mujer necesita participar de la lucha contra la explotación, contra el imperialismo, el colonialismo, el neocolonialismo, el racismo; en dos palabras: la lucha por la liberación nacional. Pero cuando al fin se alcanza el objetivo de la liberación nacional, las mujeres deben seguir luchando por su propia liberación dentro de la sociedad humana”.

“Yo estoy absolutamente convencido de que la sociedad ganará más en la medida en que sea capaz de desarrollar y aprovechar las calidades, las capacidades morales, humanas e intelectuales de la mujer. Estoy absolutamente convencido. Y precisamente lo que diferencia una sociedad justa, una sociedad socialista de la capitalista, es esto.”

“Con la Revolución ha ido desapareciendo una de las formas de discriminación más injusta que había: la discriminación de la mujer, esa de la cual no se hablaba pero que estaba latente, subsistía y pesaba de una manera tremenda sobre la mujer en nuestro país.”

“Trabajar, a organizar y a poner en actividad el espíritu creador, el entusiasmo de la mujer cubana, para que la mujer cubana, en esta etapa revolucionaria haga desaparecer hasta el último vestigio de discriminación; y tenga, la mujer cubana, por sus virtudes y por sus méritos, el lugar que le corresponde en la historia de la patria.”

Fuente de las citas: CubaDebate