A la pregunta de quiénes son, responden con dignidad: “Somos Callejo 13”. Este bloque de 4 plantas situado en uno de los distritos obreros más emblemáticos de Madrid, se ha convertido en una trinchera de resistencia.

Susana, Victoria, Angélica y Lotta, las compas de Callejo 13, forman parte de PAH Vallekas, uno de los grupos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, movimiento que nació para luchar por vivienda digna y en contra de esa infamia llamada desahucios, que deja a la gente en la calle para beneficiar al negocio financiero.

En esta semilla de su entrevista, nos dan su visión sobre el fenómeno de la Ocupación, ese fantasma con el cual los medios de comunicación vienen asustándonos. La experiencia de Callejo 13 demuestra que cuando la ocupación se utiliza como herramienta organizada contra el poder bancario y financiero, se convierte en una opción anticapitalista de lucha por la vida digna.

En 2014, la PAH recuperó el bloque de viviendas de Callejo 13 como parte de su proyecto de obra social durante la crisis. El edificio primero pertenecía a Bankia y después pasó a manos de la Sareb, un banco malo creado por el Estado para rescatar a las entidades bancarias durante la anterior crisis y que en lugar de promover vivienda social sigue especulando con un derecho básico mediante mecanismos de terrorismo financiero como los fondos buitre.

Durante la pandemia, estas mujeres y niñas ya han sufrido un intento de desalojo que fue parado por la solidaridad de las vecinas y el tejido de la PAH, que con organización defendieron el espacio. Recientemente, recibieron otra orden de desahucio que ha sido, por el momento, paralizada.

En los últimos meses vivimos una campaña de propaganda sobre el “coco” de la ocupación, creando una alarma ante un problema que no existe o está deliberadamente mal enfocado. ¿Será que necesitan preparar a la opinión pública para la ofensiva contra el pueblo que se viene ante la dura profundización de la crisis?

“Nosotras no ocupamos viviendas de particulares, nosotras ocupamos viviendas de los bancos para vivir con dignidad”, afirman las compañeras de Callejo 13.

De nuevo gracias a la compañera colombiana Laura Londoño por su apoyo de cámara y por estas fotografías. Seguimos tejiendo comunicación popular.