Extracto de la entrevista a Rafael Camilo Salgado, miembro de Hijxs de Perú. Rafael es hijo de un excombatiente del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), torturado y asesinado por el régimen fujimorista. Este hecho, en una sociedad como Perú, donde todo lo que huela a izquierda es llamado terrorismo, supone una brutal estigmatización social. Rafael lleva años luchando contra esa mirada y a favor de la memoria.

Gracias hermano por tan necesaria lucha.

Si quieres ver la entrevista completa pulsa aquí

Más sobre Hijxs de Perú aquí

Incluimos las emotivas palabras de Rafael donde se refiere a esta entrevista:

“Hoy no solo se cumplen #25AñosDeImpunidad sino también 25 años de una lucha constante por justicia, rompiendo el silencio impuesto por la verdad oficial para lograr vivir sin ocultarme a pesar del estigma. Sin embargo el silencio y el estigma aun pesan. Muchas historias aún no se conocen, muchas siguen silenciadas y estigmatizadas. En esta entrevista, realizada en abril 2016, muestro algunas reflexiones sobre esa vida que me tocó vivir y la que decidí vivir. Las muestro con todo el miedo y la ansiedad que eso me produce pues nunca se sabe cómo serán tomadas, menos aún en una sociedad como la peruana, en la que el estigma se hereda. Quizás si mi padre hubiera muerto en combate, en un enfrentamiento, en alguna acción armada de ataque o defensa, hoy yo no reclamaría por su reconocimiento y el mío como víctimas del conflicto armado interno. Pero eso no fue así, a él lo capturaron y torturaron, junto a su camarada. Ya en manos de la policía a él la tortura lo mató, a ella la revivieron varias veces para luego meterla presa hasta hoy. Siento que hoy se cierra una etapa, sobre todo aquella más ligada a la tortura y asesinato de mi viejo. Hoy quiero iniciar una que continuando la lucha por justicia, busque también vivir y ser feliz, y que eso no depende solo una sentencia judicial que hoy por hoy no resuelve ni repara nada. En este camino esfuerzos como el mío buscan aportar en esa dirección, en la posibilidad de que todas las memorias sean escuchadas, en el derecho que memorias silenciadas como la mía sean escuchadas y tomados en cuenta para construir esa sociedad justa, sin impunidad y en paz”.