POBLACIÓN PRIVADA DE LA LIBERTAD EN EL DIÁLOGO NACIONAL

Por Presos Políticos ELN

“Se aproxima la instalación de un nuevo Gobierno que ha logrado sembrar esperanzas en muchos sectores sociales hasta ahora ausentes de la vida nacional”

18 de julio de 2022
La Población Privada de la Libertad (PPL) en Colombia suma 120.000 personas, aumentada últimamente con miles de líderes sociales y manifestantes del Estallido Social, colectivo que se suma a los esfuerzos por sacar adelante la Plataforma del Movimiento Nacional Carcelario.

Los Presos Políticos, hombres y mujeres que pertenecemos al Ejército de Liberación Nacional vemos hoy un momento muy esperanzador en la actual coyuntura política del país, realidad que ha venido construyéndose con la lucha, la resistencia, el sacrificio de miles de hombres y mujeres que en las calles y veredas se han manifestado de múltiples formas, exigiendo cambios estructurales que beneficien a las mayorías, sin que los gobiernos de turno por décadas den respuestas a las sentidas necesidades de las regiones y del país en su conjunto.

La PPL como ya se ha definido en múltiples reflexiones y estudios académicos no es más que el resultado de una dinámica social, económica, cultural y política de unas realidades en las que predomina la exclusión y el reino de la indolencia; sin embargo, el Estado, gran parte de la sociedad, los medios de comunicación con su incidencia han logrado vender la idea de que las cárceles están pobladas de personas desalmadas, que sin ninguna razón decidimos incumplir la normatividad y que por lo tanto no sólo merecemos un castigo, sino que debemos sufrir las peores condiciones posibles, para que los afectados con nuestros hechos se sientan resarcidos.

En verdad lo que buscan las élites y quienes les sirven es su seguridad egoísta y que nada altere sus privilegios, existe una estigmatización lo que conlleva a poca sensibilidad de parte de la sociedad hacia nosotros como otro sector más en el país, en el que no solo afecta la violación de Derechos Humanos al detenido sino también a nuestras familias.

Presos Políticos los más agredidos

No es un secreto que por nuestra militancia en el ELN como Presos Políticos estamos sujetos a unas políticas diferenciadas caracterizadas por:
1) los detenidos de la insurgencia pagamos las penas más altas,
2) nuestros procesos en su mayoría no son fallados con base en el derecho o por vías jurídicas sino por una maquinación de fuerzas represivas, que castigan nuestra pertenencia a un grupo opositor al régimen, alzado en armas haciendo uso del sagrado derecho de los pueblos a la rebelión,
3) se nos impone un régimen carcelario de alta seguridad que limita las posibilidades de socialización con otros internos, la redención de penas y la obtención de beneficios,
4) nos someten a una política de traslados constantes que trae como consecuencia el alejamiento de nuestras familias, seres queridos y el desarraigo cultural al apartarnos de nuestros territorios de origen,
5) la desatención médica hacia nosotros es más grave que la de los presos sociales, las remisiones a centros médicos generalmente no se realizan bajo el argumento de que representamos un mayor riesgo,
6) de forma permanente se ensañan contra nosotros irrumpiendo en nuestros espacios organizativos y procesos de vida entre rejas.

Participación en el Diálogo Nacional

Se aproxima la instalación de un nuevo Gobierno que ha logrado sembrar esperanzas en muchos sectores sociales hasta ahora ausentes de la vida nacional, es entonces cuando las personas privadas de la libertad esperamos que se nos brinde la posibilidad de ser tenidas en cuenta para ese diálogo y Pacto Nacional propuesto al país, dentro de fórmulas coherentes del denominado Perdón Social que se proclama como política central del nuevo Gobierno, donde las y los nadies por fin tendremos cabida.

Planteamos se retome el mecanismo y la experiencia de las Mesas de trabajo con la población reclusa para analizar de fondo la Política Criminal y Penitenciaria, que permita encaminar la búsqueda de soluciones hacia las causas y no solo hacia las consecuencias, una política que prevenga en vez de castigar y reprimir, que considere a la persona reclusa como los seres humanos que somos.

Hay propuestas adelantadas por parte de la PPL, la Plataforma del Movimiento Nacional Carcelario será el punto de continuidad para el proceso que estamos proponiendo, siendo además insumos importantísimos las múltiples Sentencias de las Altas Cortes, en especial la Constitucional, ente que reafirma el estado de inhumanidad y de vulneración de los Derechos Humanos generados por la Política Criminal existente.

Continuaremos alzando nuestra voz por la defensa de los Derechos Humanos de toda la PPL y la oportunidad a participar de manera activa en las diferentes actividades, encaminadas a escuchar a las mayorías olvidadas en nuestro país.

Reiteramos que son décadas de exigencias por nuestros derechos y hoy celebramos la posibilidad de ser escuchados en estas nuevas dinámicas de país, de diálogos, de avance hacia la paz y los cambios, nos sentimos comprometidos en avanzar en todos los esfuerzos que nos permita no apagar la llama de la esperanza y el cambio.

Las presas y presos políticos del ELN como expresión de conciencia altruista que nos condujo a la rebelión contra un sistema opresor y genocida, derecho en cuya ética nos mantenemos como luchadores del pueblo ante la historia, vamos a proponer, a actuar, a ser partícipes de los cambios de la Colombia soberana que hemos anhelado.