9 DE DICIEMBRE: DÍA DE LA DIGNIDAD DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTE TRABAJADOR (NATS): HISTORIA EN PROCESO DESDE EL SUR GLOBAL

Por Luis Delgado, Corenats Venezuela

“Se ha consolidado desde el Sur global, una postura desde la valoración crítica del trabajo del niño, niña y adolescente que condena la explotación y no la experiencia laboral, abogando por el trabajo digno como fundamento cognoscitivo y ético de los infantes y adolescentes, elementos que sostiene a personas comprometidas y solidarias en la superación de una dinámica económica adversa al interior de las familias y sus comunidades”.

Una historia inédita se mueve tras la celebración del día de la Dignidad de la Niña, el Niño y Adolescente Trabajador,  gala  festejada  todos los 9 de diciembre. De entrada está la estimación del esfuerzo de organizaciones de Nats de tres continentes: África, Asia y América Latina para lograr reunirse en el primer Encuentro Mundial de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores efectuado en Kundapur, India, en 1996, continuando luego con la realización de los denominados “Mundialitos” con participación de continentes como América Latina y África. El primero de ellos en el año 1997 en Huampaní, Perú, y el segundo en 1998, en Dakar, Senegal.

En continuidad a este proceso de encuentros internacionales de los Nats el año 2002, se realizaría el tercer Mundialito, esta vez en Milán, Italia. En esta ciudad italiana se llegó al acuerdo de realizar el II Encuentro Mundial de Nats en Berlín, realizándose el mismo en abril de 2004.

Dos años y medio después, en el mes de octubre de 2006, en Siena, Italia, 2006 se realizaría el III Encuentro Mundial de Nats, donde se ratificaría la importantica  de la declaración de Kundapur, consensuando tal fecha cual efeméride celebratoria en todo el mundo por los contenidos propios de esa declaración, como por los logros alcanzados en la lucha sostenida en reclamo del reconocimiento, la valoración y la reivindicación del trabajo digno, así como por  la  exigencia de protección a los Estados desde los movimientos y organizaciones sostenidas por los niños, niñas y adolescentes trabajadores como sujetos sociales.

Tras este accionar en la movilización y la apertura  de eventos de esta magnitud, es adecuado reconocer la existencia de procesos organizativos, de articulación y solidaridad, de creación de métodos y estilos de trabajo, además de un desarrollo de perspectivas inusuales de  reflexión individual y colectiva convirtiendo a esta fecha, además de sus legados históricos, en un acontecimiento ligado a importantes elementos teóricos propios de una sociología de la infancia altermundista o de “ los países del sur global”,  en franca postura crítica y diversa a la visión hegemónica presente en el ejercicio oficial de organismos multilaterales relacionados con los niños, niñas y adolescentes trabajadores.

A favor de los movimientos de niños, niñas y adolescentes trabajadores latinoamericanos está su iniciativa de participación, cuando ya en la década de los años 70 comienzan su afán organizativo, aventajándose casi en dos décadas a la Convención Internacional de los Derechos del Niño, por supuesto, en un contexto radicalmente opuesto al imaginario que la burguesía europocentrista sustenta sobre la infancia, cuando en el Perú, según lo expresa María Espinoza Espínola (2018:23):

"Los Nats nacen en la década de los setenta, concretamente a partir de una dictadura militar que vive el país en esos años. A lo largo de ese período y como consecuencia de la crisis política y económica que vive el país en esos momentos, un gran número de obreros cristianos perdieron sus puestos de trabajo. Realidad que obligó a que muchos niños y niñas comenzasen a trabajar a edades muy tempranas para contribuir a la economía de sus hogares. En ese contexto nace la JOC (Juventud Obrera Cristiana) que tal y como plantea Bardiales (2006) «contribuye con su iniciativa y experiencia organizativa a la creación del primer movimiento de adolescentes y niños trabajadores conocidos como MANTHOC, Movimiento de Adolescentes, Niños y Niñas, Hijos de Obreros Cristianos… extendiéndose posteriormente por el resto de América Latina hasta llegar a África y Asia, continentes todos en los que el trabajo infantil es una realidad".

Es importante destacar cómo los Nats a través de sus organizaciones y movimientos a través de su participar protagónico han escalado en su accionar con diálogo fraterno en la interrelación local, nacional e internacional, pese a las políticas contrarias activadas desde organismos como la OIT y la Unicef que, en muchos de los casos,  vulneran derechos estatuidos en instrumentos jurídicos internacionales.

Por otro lado, se ha consolidado desde el Sur global, una postura determinante desde la valoración crítica del trabajo del niño, niña y adolescente que condena la explotación y no la experiencia laboral, abogando por el trabajo digno como fundamento cognoscitivo y ético de los infantes y adolescentes, elementos que sostiene a personas comprometidas y solidarias en la superación de una dinámica económica adversa al interior de las familias y sus comunidades, no obstante, exigiendo leyes y sistemas de protección  que garanticen con celeridad los derechos consignados en la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

Al respecto, el documento presentado por Europa NNATs (2017:7,8) recoge con bastante proximidad esta realidad emergente en el mundo,  como un fenómeno con matices opuestos que desafían el contexto teórico, político e ideológico dominante. El documento afirma que:

"En cuanto a la proyección y la lucha por el trabajo digno de los NNATs, el Movimiento Mundial lleva un mensaje positivo que contrasta radicalmente con las políticas abolicionistas que de manera confrontativa y agresiva sólo intentan erradicar el trabajo infantil sin tomar en cuenta las consecuencias, muchas veces negativas, para la vida actual de los NNATs y sus familias. La lucha por el trabajo digno no sólo tiene en cuenta la necesidad de tener un ingreso y aportar a la subsistencia de las familias pobres, sino que también incluye un concepto alternativo del niño como sujeto social y de sus procesos de aprendizaje y desarrollo personal. Es por eso que se realizan también propuestas educativas, que combinan el estudio con el trabajo y tienen en cuenta las condiciones y experiencias específicas de los niños y niñas trabajadores".

Un nuevo paradigma de la infancia ha levantado vuelo desde las vivencias del Sur Global. En él está la importancia del rol histórico de los niños, niñas y adolescentes trabajadores, enfoque donde además se supera la concepción discriminante y excluyente de estos, para reconocerles como personas capaces de influir en el cambio, junto con otras fuerzas sociales, para el advenimiento de  nuevas relaciones sociales revalorizantes de la vida y de la participación social real y significativa.

No pocas enseñanzas deja el 9 de diciembre, día de la Dignidad de los Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores del mundo.

Soc. Luis Alberto Delgado Araujo. Colaborador Corenats-Trujillo, Venezuela.

Bibliografía Consultada:

Spínola, Espinoza María: Construyendo desde los Márgenes una Ciudadanía Activa e Inclusiva: Los Movimientos de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores/ras del Perú, Prisma Social Revista de Ciencias Sociales, 4to trimestre, Lima, Perú, 2018. Disponible en: revistas.uncu.edu.ar ›

Tosello Ilaria: Los Movimientos de Niños y Niñas y Adolescentes Trabajadores: Otra Perspectiva del Trabajo: En: Ensayos de Cooperación Internacional 7, Cátedra de Cooperación y con Iberoamérica, Universidad de Cantabria, España, 2014. Disponible en: biblioteca.clacso.edu.ar ›

Liebel, Manfred: Infancia y Trabajo: Para una mejor comprensión de los niños y niñas trabajadores en diferentes culturas y continentes, Ifejant, Lima, Perú, 2003. Disponible en: www.enclavedeevaluacion.com

La dignidad humana, ética y política de los niños, niñas y adolescentes trabajadores frente al horror del modelo civilizatorio del capital globalizado. Revista Internacional desde los Nats n° 27 / diciembre de 2017. Disponible en: www.enclavedeevaluacion.com ›