Siguiendo los pasos de la guerrilla del Che, en La Higuera, surgió este poema que dedicamos a la brigada de médicos cubanos que hoy trabajan en la zona.