REPUDIAMOS A LA DERECHA QUE SE MOVILIZA REIVINDICANDO EL 12 DE OCTUBRE Y EL SAQUEO A NUESTROS PUEBLOS

Por Movimiento de los Pueblos

“La derecha argentina convoca a movilizarse el 12 de octubre en todo el país. Ella puede reivindicar esa fecha porque es la hija directa de los invasores y de quienes no pelearon por la independencia”.

Desde el Movimiento de los Pueblos reivindicamos la resistencia popular y la lucha por una salida popular a la crisis.

El 12 de octubre de 1492 es la fecha de inicio de la invasión europea a los pueblos originarios de nuestro continente. Con los barcos de los invasores desembarcaron también el capitalismo mercantil y sus estrategias de saqueo, la dependencia de las metrópolis coloniales, la persecución por motivos religiosos, la negación de las culturas originarias y la esclavitud que empezó con quienes habitaban el continente y se extendió con las personas secuestradas en África.

La derecha argentina convoca a movilizarse el 12 de octubre en todo el país. Ella puede reivindicar esa fecha porque es la hija directa de los invasores y de quienes no pelearon por la independencia. Mauricio Macri, pidiendo disculpas al Rey de España por habernos liberado, es la mejor imagen que retrata la herencia que reivindican. La derecha argentina es la representación de la continuidad del colonialismo en estas tierras, y cada vez que gobernaron actuaron como socios o mandaderos de los grandes poderes mundiales.

La movilización de nuestra derecha acompaña la ofensiva mundial del gran capital que pretende por un lado ocultar que la pandemia ha desnudado la criminalidad de sus políticas y por otro instalar una nueva normalidad más favorable a sus intereses, con más saqueo y con menos derechos sociales; con más vigilancia y peores salarios y condiciones de trabajo para les asalariades. En nuestro país, la derecha llega a esta fecha alentada por el éxito de sus últimas arremetidas que ha bloqueado distintas iniciativas de gobierno, como la reforma judicial, e incluso le ha marcado agenda en temas como la rebaja de retenciones a las exportaciones agropecuarias y mineras, en la postura sanitaria para enfrentar al covid19, en la conducta asumida ante el motín policial, en el reparto de subsidios para enfrentar la crisis y en los regresivos cambios en la política exterior. En este último caso, se trata de un salto en calidad en la sumisión a los dictados de la embajada yanqui, arrastrándose a votar con el Grupo de Lima contra la hermana República Bolivariana de Venezuela en la ONU, el pasado 6 de octubre, sentando un precedente de dudoso retorno.

Frente a esta ofensiva, el Frente de Todos no ha demostrado capacidad de respuesta. No la tiene fácil. Heredó un país devastado por la administración macrista y fuertemente endeudado. Hoy recibe los efectos de la parálisis de la economía generada por la epidemia. Pero entendemos que el Frente de Todos es expresión de una alianza de grupos y partidos con un proyecto de país diferente al del macrismo, un capitalismo más “inclusivo”, pero con puentes con la derecha en los más altos niveles de gobierno, como es el caso de Sergio Massa al frente de la Cámara de Diputados, la mayoría de los gobernadores provinciales, Felipe Solá y el propio Presidente. Tanta diversidad tiene coincidencias pocos felices, como es la de no promover la movilización que pudiera oxigenar sus iniciativas y frenar la ofensiva de la derecha. Dirán que es por la pandemia, pero hace cuatro años las mismas fuerzas que después constituyeron el Frente de Todos dijeron que no convenía desgastar fuerzas porque había macrismo para rato y hace dos años dijeron que no convenía porque se ponía el riesgo el triunfo electoral. La movilización popular que pueda detener a la derecha ya se ha iniciado. En los meses previos al inicio de la pandemia comenzó la campaña por la Investigación de la Deuda Externa, después vino el pedido de la Aparición y despues Verdad y Justicia para Facundo Astudillo Castro, continuó con el importante apoyo a la recuperación de tierras en Guernica, sigue viva en las marchas de enfermeros y trabajadores estatales, en las movilizaciones del SUTE contra el proyecto de ley educativo en Mendoza, en las fuertes protestas en Jujuy contra los femicidios y la miseria creciente, en las marchas contra la presencia del FMI, y en distintas luchas populares. En ninguna de estas movilizaciones han participado las fuerzas encuadradas en el Frente de Todos.

En la calle se expresa la agenda de la derecha, pero también las luchas populares, protagonizadas por diversas corrientes de la izquierda y del movimiento popular de nuestro país. La lucha por la vivienda popular, protagonizada por cientos de intentos de tomas de tierra en el conurbano bonaerense y en distintos lugares de nuestro país, pone de manifiesto la miseria creciente que afecta a nuestro pueblo trabajador, y también la resistencia que crece por vivienda para todes y contra la especulación inmobiliaria. La mayor parte de estas recuperaciones de tierra fueron reprimidas por las fuerzas represivas. La ejemplar lucha de Guernica, donde participamos junto a miles de vecines y otras organizaciones populares, marca un camino: unidad, masividad, vocación de lucha, se expresan en este conflicto que aún tiene final abierto.

Como ha ocurrido en otras oportunidades, será nuestro pueblo quien defienda sus derechos y conquistas, y quien reivindique los mejores legados de nuestros pueblos originarios, como es la defensa de la naturaleza, a la tierra y la vida digna de ser vivida. Desde el Movimiento de los Pueblos creemos que nuestra responsabilidad, además de luchar unitaria y consecuentemente, es tratar de aportar una salida popular a esta crisis. Por eso proponemos:-

  • La suspensión del pago e investigación de la deuda externa legal, ilegitima y fraudulenta.
  • La expropiación de Vicentin, con su estatización sin resarcimiento económico y su gestión obrera y popular.
  • La aprobación del Proyecto de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito.
  • El impuesto a las grandes fortunas: que los más ricos y las grandes empresas aporten a pagar los costos de la crisis.
  • Tierra para vivir y producir: No al desalojo del asentamiento de Guernica. Acceso a la tierra, viviendas y créditos populares para construir y producir.
  • El retiro de las policías como organismo de control de la cuarentena. Verdad y Justicia para Facundo Astudillo Castro. Fuera Berni.
  • La reactivación del ingreso y el empleo popular. Reactivación del mercado interno con recuperación salarial, aumento de las jubilaciones y programas de empleo.
  • Paritarias inmediatas para todas y todos. Aumentos salariales iguales o superiores a la inflación. Aumento general de igual nivel para jubilaciones, pensiones y para todos los programas sociales.
  • La modificación de la política exterior de sumisión a Estados Unidos. Renuncia inmediata del canciller Felipe Solá.
  • Efectivo cumplimiento del relevamiento territorial y prórroga de la ley nacional de emergencia de los territorios indígenas
  • Cese de la criminalización de la defensa territorial de los pueblos originarios.
  • Por respuestas políticas de fondo en las meses de diálogo especialmente en los casos de la Lafken Winkul Mapu (en Villa Mascardi)
  • Cese de la persecución judicial contra Lautaro González Curruhuinca de la lof Kurache, el último lamngen que asistió a Rafa Nahuel herido de muerte por Albatros
  • Desmilitarización de los territorios en conflicto
  • Apartamiento de los jueces y fiscales racistas
  • Por el libre movimiento interfronterizo de los pueblos que viven en más de un país en Sudamérica (guaraní, aymara, mapuche)
  • Por el reconocimiento efectivo a las prácticas espirituales y de salud propias
  • Contra el patentamiento y mercantilización de las especies nativas (flora y fauna)

En este 12 de octubre, fecha donde los pueblos no tenemos nada que festejar ni conmemorar, desde el Movimiento de los Pueblos ratificamos nuestra decisión de trabajar por la unidad de las fuerzas populares para concretar el sueño de los pueblos originarios en resistencia y de los libertadores de construir una Patria y un continente donde todos y todas alcancemos la mayor suma de felicidad posible.

Movimiento de los Pueblos: Por un socialismo feminista desde abajo (Frente Popular Darío Santillán – Corriente Nacional / Izquierda Latinoamericana Socialista / Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social / Movimiento 8 de Abril)