MEMORIA COMO EXPERIENCIA

Jairo Fuentes, Movimiento de Presos Políticos Camilo Torres Restrepo. Miembro del ELN 
Cárcel de Bellavista, Medellín, Colombia

En una ocasión, Jairo nos formulaba una reflexión a raíz de la visualización del vídeo del conversatorio del magistrado Luis Carlos Nieto en el curso “Justicia y Memoria democrática”, afirmando que le confirma

“todo lo que ya se sabe sobre las tácticas de las oligarquías mundiales, dictaduras o “democracias”, para mantenerse en el poder mediante el miedo y la tergiversación de la historia. La memoria por lo tanto es fundamental para que tales hechos no se repitan y los responsables se vean obligados a asumirla, no necesariamente con castigos retaliativos, sino con la verdad que se debe conservar en la historia. Sin embargo, considero que la humanidad no se siente afectada con tales crímenes, más allá de los familiares, amigos y unas cuantas personas conscientes que entienden que así no hayan sido víctimas directas, los mismos no pueden caer en el olvido. Desafortunadamente en la mayoría de los casos la historia queda como relato, pero no como experiencia”.

Sus palabras nos dejaron pensativos. “¿Qué quieres decir con eso de que queda como relato y no como experiencia?”, le preguntamos.

“Cuando nos acercamos a hechos como los de los crímenes nazis, los vemos como relatos pero no nos sentimos impresionados con toda la barbarie cometida. Es ahí cuando digo que la historia queda como relato, pero no como experiencia, máxime cuando los mismos hechos se repiten ahora en Palestina, Siria,  Sudán, El Mediterráneo, Estados Unidos o Colombia, sin que se haya aprendido de esos hechos tan nefastos en la historia. Cuando de la historia no se saca la experiencia, ésta queda como simple anécdota”.

Para reflexionar.