El pasado sábado 12 de octubre, día de la Resistencia Indígena, voces ecuatorianas gritan en el centro de Madrid contra el gobierno corrupto, neoliberal y represor de Lenin Moreno. “Y va a caer, este gobierno va a caer”. “El pueblo, unido, jamás será vencido”. En Ecuador, el pueblo unido sigue luchando codo a codo en calles con olor a humo, gases lacrimógenos, batalla y dignidad.
Ese mismo día, Lenin Moreno decreta el toque de queda y militariza Quito, aumentando la represión. Ayer veíamos un vídeo donde un manifestante protegido con un escudo de cartón cae desplomado por un disparo en la cabeza. La Defensoría del Pueblo de Ecuador habla en su informe de 7 muertos, 1.340 heridos y 1.152 detenidos.
Tras 12 días de lucha y protestas populares, con el movimiento indígena a la cabeza, el gobierno se ve obligado a retirar el “paquetazo” económico, un conjunto de medidas neoliberales de ajuste estructural impuestas por quien desde la traición de Moreno gobierna el país: el FMI.
El movimiento indígena del Ecuador demuestra, una vez más, que son los pueblos quienes tienen la última palabra.
El gobierno retira el decreto 883. La heroica voz popular sale a festejar a las calles. La lucha sigue. Por soberanía. Por dignidad. Contra el despojo