UN RECORRIDO POR EL CONFLICTO DE CHILE CON LOS GRUPOS REBELDES MAPUCHE

Por Lucía Newman

“La CAM no se puede meter en el mismo saco que todos los demás grupos. No tenemos nada que ver con acciones en las que se perdieron vidas. Hemos sido muy claros al respecto. Desde la creación de la CAM hace más de 23 años, hemos emprendido acciones directas y procesos de recuperación territorial contra empresas forestales, hidroeléctricas u otros intereses inversionistas capitalistas”. (Héctor Llaitul)

Compartimos este artículo de Lucía Newman que aunque a nuestro juicio tiene elementos de carácter sensacionalista, posee la virtud sin embargo de colocar sobre la mesa factores importantes de la actualidad de un conflicto histórico que está presentando algunos nuevos ingredientes, como la aparición de grupos armados en las propias comunidades mapuche al servicio de los intereses de las grandes empresas forestales que operan en el Wallmapu. Igualmente, recoge el testimonio del vocero de un histórico movimiento mapuche como la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), con una propuesta política clara, de carácter revolucionario y por lo tanto con marcado compromiso ético, de lucha por la vida y la dignidad. La CAM siempre repite que su verdadero antagonista es el gran capital, así como el Estado chileno, en tanto fiel operador de sus intereses.
Walmapu | 12 de abril de 2021

“La posibilidad de reconstruir la nación mapuche está en el horizonte de muchos en el movimiento mapuche”.

Héctor Llaitul, vocero de la CAM

La región centro-sur de Chile es de una belleza impresionante. Hay volcanes, lagos y ríos cubiertos de nieve, y majestuosos árboles de Araucaria que tienen cientos de años. Hay bosques y campos de trigo sin fin. Y, hasta hace 150 años, era todo territorio indígena mapuche. Un territorio como Wallmapu por los mapuche, que significa “gente de la tierra” en su idioma, mapuzugun.

La mayoría de los mapuche viven en Chile, pero también hay algunos al otro lado de la Cordillera de los Andes, en Argentina. Eran famosos como guerreros feroces. Incapaces de conquistarlos, los colonialistas españoles reconocieron a los mapuche, o araucanos, como los llamaban, como una nación autónoma e independiente, que se extendía miles de kilómetros al sur del río Bío Bío.

Cuando Chile se convirtió en un país independiente en 1818, la frontera sur de la nueva república terminó donde comenzó la nación mapuche. Pero Chile decidió expandirse hacia el sur. En una serie de campañas militares de 1861 a 1883, llamadas “la pacificación de la Araucanía”, el otrora próspero pueblo mapuche fue expulsado de sus tierras y sumido en la pobreza.

Del conflicto hirviendo a la confrontación en toda regla

Las empresas forestales chilenas ahora poseen y explotan la mayor parte de esta tierra, mientras que los mapuche ganan aproximadamente un 60 por ciento menos que el chileno promedio y viven en condiciones deficientes y de hacinamiento, a menudo sin acceso a agua potable o electricidad. Más de la mitad no ha completado la escuela secundaria y muchos de sus padres nunca aprendieron a leer y escribir en español.

Pero aquí no es donde termina la historia. Lo que había sido un conflicto latente entre los mapuche y el estado chileno por la desigualdad, la propiedad de la tierra, la discriminación y la identidad cultural desde fines del siglo XIX, hoy se ha convertido en una confrontación en toda regla.

En los últimos años, la región de la Araucanía se ha convertido en escenario de continuos enfrentamientos entre comunidades mapuche que quieren apoderarse de lo que reclaman como su tierra ancestral, y policías de Fuerzas Especiales militarizados, quienes han sido acusados ​​de abusos de poder y de derechos humanos, fabricando pruebas contra activistas indígenas y matando a mapuche desarmados.

El caso más destacado fue el de Camilo Catrillanca, quien recibió un disparo en la espalda por parte de la policía cuando huía en un tractor en noviembre de 2018. El caso indignó a las comunidades mapuche y provocó una escalada en el enfrentamiento, impulsado por una joven generación mapuche mejor educada que cree que es hora de recuperar lo que consideran su tierra y autonomía.

Los grupos armados mapuche llevan mucho tiempo realizando ataques diarios contra empresas forestales chilenas, grandes propiedades agrícolas y otros intereses económicos. Se han destruido cientos de millones de dólares en equipos, camiones y propiedades.

Pero más recientemente, incluso pequeñas granjas chilenas han sido atacadas y civiles chilenos han sido atacados o asesinados, algo que rara vez sucedía antes, mientras decenas de casas han sido incendiadas.

Ahora, la gente que ha vivido allí durante décadas dice que se ha vuelto como el Salvaje Oeste y que el gobierno los ha abandonado.

Dirigirse a periodistas

El 27 de marzo, el destacado periodista de la televisión chilena Iván Núñez y su camarógrafo, Esteban Sánchez, fueron emboscados y casi asesinados.

Habían viajado a la región para producir un informe especial sobre el conflicto, y acababan de llegar de una reunión para ultimar planes para una entrevista con el líder de uno de los principales grupos de resistencia mapuche, la CAM (Coordinadora Arauco Malleco), cuando su vehículo fue objeto de fuertes disparos.

El ataque duró casi cinco minutos, durante los cuales Sánchez recibió tres golpes. Quedó ciego de un ojo. Núñez también resultó herido, pero logró llevar su vehículo a un lugar seguro.

Mi tripulación y yo nos estábamos preparando para volar a la región, nuestra segunda visita en seis meses, cuando nos enteramos del incidente. Hasta entonces, los periodistas habían quedado atrapados en el fuego cruzado, pero nunca habían sido un objetivo específico. Debatimos si cancelar nuestro viaje, pero decidimos seguir adelante.

Quería entender por qué los intentos anteriores de los líderes mapuche moderados y los sucesivos gobiernos chilenos de contener el conflicto habían fracasado tan estrepitosamente.

Una entrevista con un líder esquivo

Durante más de dos décadas, la CAM ha llevado a cabo ataques armados de sabotaje, principalmente contra los activos de las empresas forestales. Sigue siendo el grupo armado mapuche más grande y organizado, pero ya no es el único.

Están surgiendo grupos más jóvenes, más radicales y menos disciplinados y, a diferencia de la CAM, muchos de ellos están equipados con rifles de asalto modernos e incluso uniformes de camuflaje. Estas organizaciones más nuevas rara vez se coordinan con otras, no tienen un líder aparente y sus tácticas son más violentas. El nombre que se menciona con más frecuencia es WAM (Weichan Auka Mapu), un grupo paraguas formado por varios otros grupos que responden a sus propios líderes.

En el contexto de este escenario rápidamente cambiante, el esquivo líder de la CAM, Héctor Llaitul, de 53 años, accedió a una entrevista, la primera con una organización noticiosa internacional en muchos años.

Llaitul nació en el sur de Chile y estudió Trabajo Social en la Universidad de Concepción, donde se incorporó al Movimiento Revolucionario de Izquierda (MIR). Durante la dictadura militar de Chile (1973-1990), se unió al Frente Patriótico Revolucionario Manuel Rodríguez (FPMR), un grupo guerrillero marxista que luchó contra el régimen del general Augusto Pinochet. Luego, en 1998, con otros líderes mapuche, formó la CAM para luchar por la recuperación de la tierra indígena y los derechos culturales y políticos.

Aceptó mi solicitud de reunirnos en un lugar que nos garantizara la seguridad a todos; después de todo, el ataque al equipo de la televisión chilena había tenido lugar justo después de que se reunieran con Llaitul, en lo que se suponía que era un área que él controlaba. Me decidí por una casa discreta que había alquilado para la ocasión en las afueras de Temuco, la cual está cerrada por la pandemia de COVID-19.

Cuando llegó, en la fecha y hora de su elección, estaba vestido de civil y acompañado por una mujer que supuse era su compañera. Hablaba en serio, pero también nervioso; sus ojos a menudo se movían hacia la ventana a través de la cual podía ver la calle más allá de las cortinas. Me recordó la vez que entrevisté a un líder rebelde del ELN colombiano en un área que no controlaba.

Llaitul ha pasado gran parte de su vida adulta huyendo. Está etiquetado como terrorista por el gobierno chileno y ha sido arrestado en numerosas ocasiones, acusado de intento de asesinato, actos de sabotaje y posesión ilegal de armas.

En 2017 fue aprehendido y acusado de una serie de delitos bajo la legislación antiterrorista de Chile, como parte de un caso de la policía de inteligencia llamado Operación Huracán. Pero fue puesto en libertad un año después después, cuando se reveló que la policía había manipulado pruebas.

Estaba ansioso por discutir la decisión de la CAM de considerar entablar conversaciones con el Estado chileno para explorar una solución política a la escalada del enfrentamiento. Pero, primero, quería dejar algo claro.

“El hecho de que haya otros grupos (en el conflicto) es algo nuevo en el escenario de enfrentamiento entre nuestro pueblo y el Estado”, explicó, eligiendo cuidadosamente sus palabras.

“La CAM no se puede meter en el mismo saco que todos los demás grupos. No tenemos nada que ver con acciones en las que se perdieron vidas. Hemos sido muy claros al respecto. Desde la creación de la CAM hace más de 23 años, hemos emprendido acciones directas y procesos de recuperación territorial contra empresas forestales, hidroeléctricas u otros intereses inversionistas capitalistas”.

Claramente, no quiere que la CAM se asocie con las formas más extremas de violencia que han estado ocurriendo y niega rotundamente que su grupo tenga como objetivo a civiles.

‘Nuestros enemigos históricos’

Llaitul también afirma que hombres armados a sueldo, posiblemente mapuche, están trabajando para empresas forestales y que estaban detrás de la emboscada del equipo de la televisión chilena.

“¿Quién estaría interesado en silenciar una entrevista como esa?” preguntó, inclinándose hacia adelante mientras hablaba, pero sin cambiar su tono.

“Pensamos que hubo una intención de silenciar una voz autorizada, como la nuestra, por la propuesta de resistencia que estamos llevando a cabo”, agregó, y explicó que esa era una de las razones por las que había concedido una entrevista a Al Jazeera.

“Y claramente quienes están más interesados ​​en silenciar nuestra voz son nuestros enemigos históricos, las empresas forestales, que están profundamente involucradas en el conflicto”.

Las dos empresas forestales más grandes de Chile tienen inversiones multimillonarias en la región y son políticamente influyentes. Pero no hay evidencia irrefutable que respalde las afirmaciones de que están armando grupos para defender sus intereses.

Cuando se le preguntó específicamente sobre las afirmaciones de Llaitul, la empresa forestal más grande de Chile, MININCO, emitió un comunicado en el que decía que no respondería a las acusaciones hechas por “terroristas”.

‘La única diferencia es el método, no el objetivo’

La situación se ha salido de control durante mucho tiempo.

Todos los días se producen ataques armados contra trenes de carga, camiones de transporte, casas de veraneo, grandes haciendas, edificios municipales, iglesias y, por supuesto, bosques y equipos forestales. Los chilenos blancos (conocidos como winkas o forasteros) están siendo asesinados, al igual que la policía y los mapuche. El número de muertos no es alto, pero está aumentando. Y cuando las autoridades responden, lo hacen como si fueran a la guerra, en camiones blindados.

En septiembre pasado asistí a una reunión histórica que reunió por primera vez a representantes de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial de Chile, con varias decenas de loncos moderados (líderes comunitarios mapuche) y machis (curanderos y líderes espirituales). Su objetivo era aumentar la confianza entre las dos partes y presentar una alternativa a los grupos más duros.

Afuera de la sala de reuniones, las comunidades disidentes mapuche protestaron y denunciaron a sus contrapartes moderadas como “lacayos” o sirvientes de los intereses capitalistas chilenos.

Jaime Huenchuñir , presidente de la Confederación Económica Mapuche, fue el maestro de ceremonias en la reunión finalmente improductiva.

Seis meses después, lo volví a encontrar en Temuco, donde me explicó que uno de los problemas clave es que el gobierno quiere escoger y elegir con quién negociar. Pero el presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha dicho en numerosas ocasiones que no discutirá los agravios de los mapuche con quienes utilizan la violencia y el terrorismo.

“La única diferencia que existe entre los distintos grupos mapuche hoy es el método, no la meta”, me dijo Huenchuñir . “Algunos creen que es a través de la violencia, otros dialogan. Pero todos creen que los derechos territoriales, culturales y económicos son urgentes. Independientemente de los diferentes liderazgos, las demandas son las mismas. El estado nunca avanzará hacia una solución política si espera que surja un solo líder ”.

Un tiempo para dialogar

El líder de la CAM, Llaitul, reconoce que la intolerancia de todos los bandos hace que la disputa sea imposible de resolver. Y por eso quiso hablar de lo aparentemente impensable: la posibilidad de entablar un diálogo con el Estado chileno.

Una profunda desconfianza hacia las instituciones chilenas y la convicción de que los sucesivos gobiernos nunca reconocerían las demandas mapuche, ha hecho que Llaitul rehuya tal discusión, hasta ahora.

“En primer lugar, las partes comprometidas deben sentarse, y deben estar verdaderamente comprometidas. No se trata solo de sentarse con el movimiento mapuche institucionalizado que ya ha sido cooptado por el sistema”, explicó Llaitul.

“Los que tienen que sentarse son los que representan al Movimiento Autonomista y en particular los que formamos parte de la resistencia mapuche, que somos la verdadera contraparte en esta lucha, en este enfrentamiento”, agregó con más energía.

¿Cuáles serían las otras condiciones para un diálogo, pregunté?

“Si el diálogo se da a nivel local, a nivel del Estado chileno, no ofrecerá muchas garantías. Es por eso que hemos aceptado o al menos vemos con interés, una propuesta hecha por el senador (Francisco) Huenchumilla, que plantea la posibilidad de garantes, observadores internacionales, tal vez de la ONU o de ONG, u organismos internacionales que se relacionen con los derechos indígenas o humanos”, respondió.

Es un mecanismo similar al que utilizaron el gobierno colombiano y los rebeldes de las FARC para finalmente negociar un acuerdo de paz en 2016. En el momento de redactar este informe, el presidente Piñera no había respondido a la propuesta.

‘Desde que llegaron los españoles nos estigmatizaron’

Pero es obvio que hay poco tiempo que perder si se quiere avanzar en la resolución del conflicto.

Llaitul señala la insistencia del gobierno en equiparar la violencia mapuche con el terrorismo, describiéndola como una evolución peligrosa de la doctrina de seguridad nacional de Chile en la que se define a los mapuche como el enemigo interno, y que podría afectar la simpatía pública por las demandas mapuche.

“Desde el momento en que llegaron los españoles, hemos sido estigmatizados de alguna manera, como salvajes mapuches bárbaros, desalmados… Y luego nos emborrachamos, perezosos, cuando nos quedamos con poca o ninguna tierra y fuimos sometidos a sangre y fuego ”.

Es un tema común en las representaciones chilenas de hombres mapuche, en particular.

“Luego vino la idea del ‘buen mapuche’ vs el ‘mal mapuche’. Y hoy se ha instalado el concepto del ‘delincuente mapuche’, el ‘terrorista mapuche’ y más recientemente, el ‘narcoterrorista mapuche’ ”, agregó Llaitul, con ironía.

Le pregunté sobre las denuncias de que la CAM está vinculada al narcotráfico y también que recibe ayuda económica de Venezuela.

“Son todas estrategias políticas y policiales que difunden los medios de comunicación para denigrar la causa mapuche”, explicó. “Pero la causa mapuche no está ligada al narcotráfico. Decimos categóricamente que no hay fondos que provengan del narcotráfico ”.

Los vínculos con la Revolución Bolivariana de Venezuela no eran financieros sino ideológicos, sugirió.

“Como líder de la CAM y del Movimiento Autónomo en general, puedo decir que siempre nos han acusado de tener vínculos con todos, desde ETA hasta las FARC, en algún momento hasta con los talibanes. Pero eso es absolutamente falso “.

‘Políticamente explosivo’

En medio de la explosión en el número de ataques a terratenientes, fincas y empresas forestales, el presidente Piñera está bajo presión de los partidos conservadores de su coalición y, en particular, del sector empresarial y agrícola del sur de Chile, para declarar un “estado de sitio” para que pueda enviar al ejército para recuperar el control de la región.

Pero un alto funcionario del gobierno regional de Temuco me dijo, extraoficialmente, que cree que “enviar al ejército es demasiado explosivo políticamente”.

“El presidente no quiere correr el riesgo de ser responsabilizado por los crímenes de derechos humanos cometidos por los militares. Y la policía está desmoralizada por las recientes condenas en esta región por violaciones de derechos humanos y las escandalosas revelaciones de que algunos de ellos manipularon pruebas para enjuiciar a extremistas mapuche. La policía puede estar cerca de un ataque o acaparamiento de tierras y no mover un músculo”, dijo.

Los terratenientes enojados acusan al estado chileno de dejarlos a su suerte.

Ahora, al igual que sucedió en Colombia, hay informes de que se están organizando grupos de “autodefensa” para contrarrestar a las bandas mapuche. Aunque no pude verificar de manera independiente estos informes, un documento oficial policial adquirido por CIPER (Centro de Periodismo de Investigación de Chile) expresa preocupación de que un grupo de 35 personas armadas bajo investigación “pueda evolucionar a un grupo de naturaleza paramilitar”.

‘Estamos cansados ​​de esperar’

Cuando llegué a la Araucanía, me comuniqué con un werken o portavoz de una comunidad mapuche, a quien había conocido antes en una de las zonas más conflictivas, cerca del lago Lanalhue. Me dijo que la situación en su comunidad en particular se había vuelto muy tensa y que ya no era seguro para mí visitarlo, como habíamos acordado previamente.

Los líderes mapuche siempre subrayan que cada Lof (comunidad) toma sus propias decisiones, pero en comparación con mi viaje anterior en septiembre, parecía haber menos coordinación entre las comunidades más militantes. O quizás es solo que el enfrentamiento se está volviendo más caótico.

Entrar en la zona de conflicto es como entrar en un mundo diferente, con códigos diferentes, una cultura y un idioma diferentes. Se desconfía profundamente de los forasteros, especialmente de los periodistas. A menos que te presente un mapuche de su confianza, es probable que te expulsen. En Temucuicui, dos hombres mapuche nos vieron filmando una parada de autobús llena de balas y nos dijeron sin vacilar que nos fuéramos “si sabes lo que te conviene”.

Pero con el tiempo, mi tripulación y yo tuvimos la suerte de tener acceso a algunas familias mapuche que se han apoderado de la tierra y la han reclamado como propia. Carolina Soto y Joel Guajardo son ambos werkenes de sus respectivas comunidades en Collipulli, otra llamada “zona roja”. Los conocí en septiembre, así que nos permitieron visitarlos. Encontré a Guajardo cavando un pozo en una propiedad que había limpiado dos meses antes y que legalmente pertenece a una empresa forestal. Ha construido una pequeña cabaña para su esposa y sus tres hijos. Había gallinas y gansos corriendo libremente. Dice que planea plantar trigo y verduras en la primavera (el invierno está a punto de comenzar en el hemisferio sur).

“Durante demasiados años el estado chileno nos tuvo acorralados. Redujeron nuestra tierra a casi nada. Mis padres poseían sólo tres hectáreas para repartir entre los ocho hermanos. ¡Necesitamos la tierra para existir! Lo que queremos es territorio, no solo una dádiva de unas pocas hectáreas, para que nuestros hijos no sigan viviendo en la pobreza como mendigos. Estamos cansados ​​de esperar, entonces como mapuche hemos tomado la decisión de ocupar y trabajar nuestra tierra, porque Chile tiene una deuda histórica con nosotros ”, me dijo Guajardo.

Sus manos están cubiertas de callos, pero él y su familia parecen felices, a pesar de que no tienen agua ni electricidad en su pequeña cabaña y la policía de las Fuerzas Especiales podría expulsarlos en cualquier momento.

‘Reconstruyendo la nación mapuche’

Hace seis meses necesitaba buscar señales de ocupación de tierras. Ahora, en todos los lugares a los que iba veía banderas y pancartas mapuche que decían: “territorio ancestral en proceso de recuperación”.

En Collipulli, una sola comunidad se ha apoderado de al menos 10 km de tierra, no escondida en el bosque, sino a lo largo de la carretera principal. Parte de esa tierra pertenece oficialmente a empresas forestales, otras partes a fincas grandes o medianas. Se están reclamando cientos de propiedades enormes. Como en el caso de la familia Guajardo, entran policías militarizados y tratan de expulsarlos. Pero las comunidades regresan una y otra vez y, finalmente, la policía parece darse por vencida.

Esto es lo que Llaitul describe como “recuperar el control territorial” del Wallmapu; condición previa, dice, para reconstruir la autonomía y reconfigurar el mapa de la nación mapuche en lo que fue su tierra ancestral.

¿Está sugiriendo retroceder el reloj 150 años?, le pregunté. Luego de una larga pausa, respondió: “La posibilidad de reconstruir la nación mapuche está en el horizonte de muchos en el movimiento mapuche”. Explicó el proceso mediante el cual esto ocurre:

“Cuando luchamos y realizamos acciones, primero hay un proceso de desalojo, luego viene la ocupación y los procesos de transformación para que se pueda reconstruir o reproducir otro tipo de relación. Un tejido social, ideológico, cultural, espiritual. Ese es el mundo mapuche. Esto implica que nuestro horizonte estratégico es una posición revolucionaria, autonomista y separatista, como lo fue antes la nación mapuche al sur del río Bio Bio ”.

El líder de la CAM agregó que visualiza un Wallmapu recién independizado como una nación sin partidos políticos, la iglesia, ONG o cualquier otra cosa que se identifique con la cultura occidental, particularmente el capitalismo.

Pero no todos los mapuches comparten esta visión. Aproximadamente el 12,5 por ciento de la población de Chile se identifica como indígena, la gran mayoría mapuche. Sin embargo, a pesar de este despertar de las demandas históricas y el orgullo étnico mapuche, la gran mayoría no apoya el divorcio del Estado chileno. Para muchos, la autonomía podría adoptar la forma de autogobierno y el reconocimiento del idioma y las autoridades tradicionales.

Llaitul reconoce que el formato de una región mapuche autónoma deberá ser finalmente decidido por todas las comunidades indígenas.

“Dentro del Movimiento Autonomista también tenemos nuestras diferencias. Hay quienes se sienten cómodos con un tipo de autonomía dentro del marco de poder del sistema capitalista, con definiciones capitalistas. Pero para los grupos Autonomistas Revolucionarios Mapuche como la CAM, queremos la reconstrucción de la nación mapuche fuera del sistema capitalista ”, explicó.

‘Por generaciones los padres mapuche nos cambiaron el nombre’

Esa discusión aún está muy lejos. Ahora mismo los mapuches que conocí que viven en comunidades empobrecidas se están concentrando no solo en obtener más tierras, sino en recuperar el respeto, así como su cultura y lengua.

“Durante generaciones, los padres mapuche cambiaron nuestros nombres y apellidos a españoles y se negaron a hablar mapuzungun en casa, con la esperanza de que esto nos protegiera un poco de la discriminación. Pero no fue así”, explicó la werken Carolina Soto, sobre quien es un tema que claramente pesa mucho mientras intenta aprender el idioma de su gente.

Cada vez más, aumentan las divisiones y hostilidades entre las comunidades mapuche que reconocen al Estado chileno y quienes optan por la confrontación.

“Puedo decir muy responsablemente que el 70 por ciento de los mapuche abrazan la solución institucional. Los sectores más duros, radicales, con toda la legitimidad que también puedan tener, son minoría”, explicó el reconocido escritor mapuche Pedro Cayuqueo durante una entrevista de Zoom.

En el campo, visitamos familias mapuche que habían sido agredidas por jóvenes enmascarados que las acusaban de ser yanakonas, lo que en términos generales se traduce como “esclavos de los ricos” o “traidores”.

‘Es una cosa muy triste luchar contra nuestros propios hermanos’

Eduardo Curipán, de 76 años, trabaja desde hace más de 30 años para un terrateniente que también proporciona conductores y maquinaria a empresas forestales. El empleador de Curipán le pagó para que tuviera varias cosechadoras en su propiedad durante la noche para su custodia. Pero hace tres semanas, en las primeras horas de la mañana, un grupo de hombres armados quemó la maquinaria y disparó contra su casa. Me mostró dónde habían entrado dos de las balas en su casa, cerca de donde se escondía su familia.

Camilo Sánchez, de 42 años, de la comunidad Boroa Mapuche, me llevó a ver dónde acababan de incendiar la tierra de su familia. El fuego casi llega a sus hogares. Ahora, teme represalias por hablar de ello.

“Aquí quemaron entre 3.000 y 5.000 fardos de grano seco para alimentar a nuestros animales. Lo hicieron porque no estábamos de acuerdo con sus métodos radicales y violentos de apropiación de tierras. Apoyamos plenamente las demandas de tierras de los mapuches. Necesitamos más tierra también, pero no los métodos terroristas que están desacreditando al pueblo mapuche ”, dijo Sánchez.

Sánchez y sus vecinos han solicitado mercedes de tierras a la institución estatal encargada de distribuir el territorio a las comunidades indígenas. Pero admite que es posible que nunca lo vea. “Quizás mis hijos lo hagan”, reflexionó.

Mientras escribo esto, un nuevo incendio provocado acaba de destruir una escuela y una oficina de turismo en Lleu LLeu, donde varios líderes mapuche han sido acusados ​​por la CAM y otros grupos del Movimiento Autónomo de traidores. En un comunicado, líderes de 13 comunidades mapuche de Lleu Lleu justificaron negociaciones con una empresa forestal para obtener tierras. “Yanakona son los que atacan a sangre fría a sus hermanos mapuche”, se lee en su comunicado.

Al menos, Héctor Llaitul está de acuerdo en que los mapuche no deberían estar peleando entre sí.

“Una cosa es luchar directamente contra las empresas forestales. Pero otro es luchar los mapuche contra los mapuche. La historia ha demostrado que ha habido traidores y mapuche peleándose entre sí. Pero hoy, en esta situación, es muy triste luchar contra nuestros propios hermanos, aunque estemos en lados opuestos de la valla”.

FUENTE : AL JAZEERA