COMUNICADO SOBRE EL INJERENCISMO EN TORNO AL PROBLEMA MIGRATORIO

Por CORENATs VENEZUELA

“Se evidencia el sesgo político con el cual se pretende abordar el tema del fenómeno migratorio venezolano, omitiéndose las causas que han empujado a inmensas cantidades de conciudadanos a salir de nuestro país, dada la profunda crisis económica generada fundamentalmente por las políticas sancionatorias y coercitivas unilaterales dictadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos”

Los colaboradores y Acompañantes de la Coordinación Regional De Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (Corenats-Venezuela), quienes por más de 40 años hemos venido apoyando las experiencias organizadas de los Niños, Niñas y Adolescentes de los sectores populares de nuestras comunidades urbanas y rurales, así como reivindicando los Derechos de toda la infancia, manifestamos:

Ante El evento internacional llevado a cabo el 26 de mayo de 2020, denominado Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con Refugiados y Migrantes Venezolanos en Países de la región, en medio de la COVID-19”   organizado y convocado por la Unión Europea y el Gobierno Español, con apoyo de organizaciones especializadas de las Naciones Unidas, y donde se dieron citas diversas Organizaciones Intergubernamentales, Organizaciones No Gubernamentales y Agencias de Cooperación con el objeto de Recaudar recursos económicos.

Vistas las exposiciones esgrimidas de los patrocinadores de ese evento internacional, se evidencia el sesgo político con el cual se pretende abordar el tema del fenómeno migratorio venezolano, omitiéndose las causas de fondo que han empujado a inmensas cantidades de conciudadanos a salir de nuestro país, dada la profunda crisis económica generada fundamentalmente por las políticas sancionatorias y coercitivas unilaterales dictadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica que afectan a las familias venezolanas.

Se pretende otorgar carácter de refugiados a los venezolanos y venezolanas que se encuentran fuera del país, estatus éste que se ajusta a aquellas personas que en su país de origen se encuentran bajo amenaza de persecución por razones de orden política y sus derechos no están garantizados, situación que no es congruente con la realidad, toda vez que miles de conciudadanos en la actualidad están de regreso a Venezuela de manera voluntaria huyendo de la xenofobia inducida y la desatención en materia de salud. Especialmente a raíz de los efectos del COVID-19, que está causando estragos en los países vecinos del Sur de nuestro continente, cuyos pueblos han sido abandonados por sus gobernantes, y el virus ha cobrado miles de enfermos y cientos de muertes, cifras que en nada se comparan con Venezuela, donde funciona un sistema público de salud que protege y garantiza la atención médica gratuita, hecho que ha motivado el regreso de los migrantes venezolanos, y que la referida Conferencia Internacional guarda silencio de manera malintencionada.

El representante de la política exterior de la Unión Europea, organizador de la Conferencia Internacional de Donantes, manifestó “que los recursos obtenidos del apoyo internacional van a contribuir a la transición democrática y negociada en Venezuela”, lo cual se inscribe en la línea política de los sectores que adversan al Gobierno Venezolano, y deja en evidencia las verdaderas intenciones de esta Conferencia, como es el financiamiento con fines de carácter político, que no guardan relación con la situación de los migrantes venezolanos  y mucho menos con los Derechos Humanos de los Niños, Niñas y Adolescentes en situación de migrantes.  

Por ello, Los colaboradores y Acompañantes de la Coordinación Regional De Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (Corenats-Venezuela) manifestamos nuestro rechazo a los términos en que se desarrolló la denominada  “Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con Refugiados y Migrantes Venezolanos en Países de la región, en medio de la COVID-19”.

Por tal motivo hacemos un llamado los Movimientos Sociales, a las Organizaciones Sociales, A las llamadas Organizaciones no Gubernamentales del mundo y muy en especial a los de nuestro país,  a rechazar todo intento que pretenda tergiversar y utilizar el discurso de Derechos Humanos con fines económicos y políticos, tal como ocurrió  en la década de los 80 y 90 por medio  de la agencia de Cooperación Norteamericana Inter-American Foundation (IAF) a través de la Empresa estatal venezolana de Petróleo PDVSA, la cual ofreció a diversas organizaciones no gubernamentales y organizaciones de la llamada “Sociedad Civil” financiamiento bajo el tapiz de la defensa de Derechos Humanos. Política de injerencia del gobierno norteamericano basada en los Documentos Santa Fe I y II, denunciada en su momento por el movimiento popular del cual forma parte El Movimiento de Acción de los Niños (MOANI), organización pionera y fundadora de la CORENATs. Años más tarde el tiempo nos daba la razón, por cuanto se develó que con esos recursos se financió el nacimiento del partido de extrema derecha “Primero Justicia” y otras ONGs que fueron cooptadas con fines políticos.

Asimismo, instamos a las organizaciones intergubernamentales del sistema de Naciones Unidas y a las Agencias de Cooperación de larga y respetada trayectoria para que visiten nuestro país, conozcan in situ, la realidad de nuestros niños, niñas y adolescentes, compartan las propuestas de nuestras organizaciones y movimientos sociales, para así fortalecer las políticas sociales dirigidas a los migrantes venezolanos y venezolanas en el proceso de repatriación, como es el Programa “Plan Vuelve a la Patria”, que dignifica el retorno de los miles de migrantes.

Igualmente exhortamos al Sistema nacional de Protección a emprender conjuntamente con los movimientos sociales de y para la Infancia, el diseño y aplicación de las políticas públicas dirigidas a los niños, muy en especial a los Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (NATS), que dadas las circunstancias generadas por el COVID-19, se han visto impedidos de realizar sus Actividades Laborales para encarar dignamente la realidad y así continuar contribuyendo con sus familias.

Finalmente Convocamos a todos los Movimientos Sociales, Sindicatos, Organizaciones Campesinas, Indígenas de nuestro Continente a solidarizarse con los niños, niñas y adolescentes Trabajadores, a reconocer a sus organizaciones de base y a emprender junto a ellos una agenda para la dignificación de sus condiciones de trabajo y de vida, y de esa manera poder enfrentar las consecuencias de la Pandemia del COVID 19, y la reconstrucción de una nueva sociedad post-pandemia basada en el Trabajo Digno y sin explotación a nivel global.  

Barquisimeto 6 de Junio 2020