PRESENTACIÓN DOCUMENTAL TRAS LAS HUELLAS DEL CHE EN LA CÁRCEL DE COMBITA, COLOMBIA

“Se hicieron preguntas como dónde había nacido el Che, por qué el Che había muerto en Bolivia, por qué se le ubicaba en Cuba, cuáles eran los proyectos del Che y por qué Hugo Chávez representaba esos sueños del Che también, por qué en Colombia no ha triunfado una revolución, quiénes son los representantes del Che en Colombia”

El compañero Jairo Fuentes, prisionero político del ELN en Colombia y uno de los protagonistas del largometraje TRAS LAS HUELLAS DEL CHE, ha podido realizar un Cine Foro con la proyección del documental en la cárcel de Combita. Compartimos emocionados las palabras que nos hace llegar sobre el encuentro desde esa cárcel de máxima seguridad donde se encuentra privado de libertad pero no de pensamiento, siempre libertario:

“Estimados, reciban de su amigo y compañero un gran abrazo fraternal, un caluroso saludo desde estas frías tierras de los andes colombianos, calentadas con la fraternidad y la solidaridad que llega desde muchas partes del mundo, en la que desde luego se incluyen ustedes. Tengo el inmenso placer y la inmensa emoción de participarles que hoy pudimos hacer el CineForo con el documental Tras las huellas del Che. Nuevamente la emoción me embargó, mis ojos se empañaron de lágrimas pero por alegría, de ver realizado un sueño que compartimos con ustedes. Me sentí caminando con ustedes por los caminos, por las cordilleras, por los valles y por las ciudades latinoamericanas. Me sentí acompañando al Che en sus sueños y desde luego me sentí protagonista también de esa historia en la que de una u otra manera me ha tocado participar.

Tuvimos algunas dificultades propias del sitio donde nos encontramos, y es que es un patio donde se aglomeran o nos aglomeramos más de 290 personas con diferentes formas de pensar, con diferentes sueños, con diferentes proyectos de vida, y lamentablemente muchos sin ningún tipo de proyecto de vida. Sin embargo, en el área donde está instalado el televisor logramos reunir un número de unas 40 personas que de manera fluctuante, es decir, unos iban, otros llegaban, estuvieron pendientes del desarrollo, tanto así que me atrevería a decir que un promedio de unas 20 personas estuvieron durante todo el tiempo de la presentación del documental y estuvieron muy atentas luego a la discusión que se dio. Desde luego hay muchas cosas que se quedan en el vacío porque la gran mayoría de gente no tienen ni idea de quién fue el Che o tienen una imagen demasiado borrosa o demasiado equivocada, como un héroe puramente mitológico.

Sin embargo les podría resumir que para mí fue de gran satisfacción cuando ya después de la discusión que se desarrolló, donde se hicieron preguntas como dónde había nacido el Che, por qué el Che había muerto en Bolivia, por qué se le ubicaba en Cuba, cuáles eran los proyectos del Che y por qué Hugo Chávez representaba esos sueños del Che también, por qué en Colombia no ha triunfado una revolución, quiénes son los representantes del Che en Colombia, en fin, infinidad de preguntas de unas pocas personas, desde luego porque la mayoría se quedó escuchando. Pero, retomando, me alegra cuando ya finalizada la discusión, que tuve el atrevimiento de encabezar, se me acerca un compañero que no es un preso político, y me dice: “Gracias Jairo, ese documental me dejó muchas cosas más claras, ahora entiendo lo que es el socialismo y estoy de acuerdo con él”. De manera que para mí, el hecho de que una sola persona de ese público itinerante que estuvo resuma de esa manera que el documental le sirvió eso ya es una gran ganancia, un fruto de ese esfuerzo que ustedes han hecho y que yo tengo la responsabilidad pero sobre todo el honor de seguir difundiendo donde quiera que la vida me ponga.

Muchísimas gracias compañeros, un gran abrazo, y no dejen de acompañar a los pueblos del mundo, y sobre todo a estos pueblos latinoamericanos que en medio de todo aún siguen guardando la esperanza de que existe otra posibilidad sobre la tierra, como dice nuestro premio Nóbel de literatura Gabriel García Márquez”.

Jairo Fuentes, Penitenciaria de Máxima Seguridad de Combita