El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, escribe una carta al rey Felipe VI pidiéndole una hoja de ruta para que “el Reino de España exprese de manera pública y oficial el reconocimiento de los agravios causados” en la conquista de América. Misteriosamente la carta se filtra y provoca desproporcionadas salidas de tono e improperios por parte de la derecha política y social, sesgados enfoques por parte de medios de comunicación y el rechazo del gobierno de Pedro Sánchez.

A un mes vista de elecciones nacionales, el tridente de la derecha dominada por la Fundación FAES de Aznar, pone en escena el tono de intrépida cruzada que tanto le gusta. Pablo Casado, inmaculado presidente del PP, partido político tildado por la Guardia Civil como organización criminal, afirma que las declaraciones del presidente mexicano son “una difamación de una izquierda acomplejada. Es de una ignorancia escandalosa y una auténtica afrenta contra España y contra su historia”. Su compañero de “organización”, Rafael Hernándo, añade: “Habrá que recordarle a este Sr. que los españoles fuimos allí y acabamos con el poder de tribus que asesinaban con crueldad y saña a sus vecinos, y que por eso unos pocos ayudados por los que eran perseguidos y esclavizados, se conquistó y civilizó esa tierra. Que estudie un poco. ¡Anda ya!”. González Pons, también del PP, señalado por varios compañeros de andanzas como miembro de la trama de corrupción valenciana del caso Gurtel, tampoco pierde la ocasión para sacar su mejor versión: “El presidente mejicano debería dejar de pelearse con Hernán Cortés que está muerto y enfrentarse a Maduro que sigue matando. Da vergüenza que condene a Colón y apoye al tirano chavista. Que López Obrador pida perdón por no defender a Venezuela, a Guaidó y a los que sufren ahora”. Albert Rivera, niño bonito de la marca naranja de la derecha, Ciudadanos, califica el hecho de “ofensa intolerable al pueblo español. Así actúa el populismo: falseando la historia y buscando el enfrentamiento. Cuando gobernemos lideraremos la unión y colaboración entre España y las naciones hermanas de Latinoamérica”, espeta. La tercera pata de este triunvirato, la extrema derecha de VOX, a través de su prócer Santiago Abascal, afirma “López Obrador, contagiado de socialismo indigenista, no entiende que al pedir reparaciones a España en realidad está insultando a México”. Palabras que Abascal acompaña al retuitear el twitter del macho ibérico de las Españas, el escritor y periodista Arturo Pérez Reverte que dice así: “Que se disculpe él, que tiene apellidos españoles y vive allí. Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza”. Por su parte, el Gobierno de España a cargo del PSOE, “lamenta profundamente” la publicación de la carta y “rechaza con firmeza” su contenido.

Ante este panorama, desde Vocesenlucha como es lógico nos sumamos a la petición del presidente mexicano. No es nada nuevo, dado que ya lo hicimos hace años, en 2015, cuando desde el corazón de América Latina, Bolivia, en la Primera Cumbre Planetaria de Descolonización, Despatriarcalización, lucha contra el racismo y toda forma de discriminación, solicitamos la necesidad de esa petición de perdón por parte del Reino de España, como reconocimiento al menos del daño causado. Repetimos esas palabras que pueden escucharse en el reportaje audiovisual de dicha Cumbre:

“Nosotros hemos llegado aquí como Vocesenlucha, pero somos los únicos representantes del Estado español, de esa España neoliberalizadora, capitalista, imperialista, colonizadora, que en 1492 llegó aquí con sus ejércitos y hoy llega con sus empresas. España tiene una deuda histórica con este pueblo, con los pueblos del Abya Yala, con América Latina en general. No se ha pedido perdón como se debiera a los pueblos originarios que fueron vapuleados en sus identidades y que hoy día están luchando por reconstruirse, recuperar su cultura, dejar de ser pisoteados y pueblos de segunda para ser pueblos iguales a todos, romper esas jerarquías que desde Occidente se imponen. Es un tema fundamental, sobre todo para el Estado español, pedir perdón por esos barcos que llegaron a las playas de estas tierras y cambiaron el rumbo de esta historia”.

Reportaje de la Cumbre Planetaria de Descolonización, La Paz, Bolivia, 2015

Texto publicado en Tercera Información, Kaos en la Red , Rebelión y Contrahegemonía